General

Triana Botaya, desde México con amor y talento

Conversamos con Triana Botaya, bailarina solista del Ballet David Campos y profesora de la Escola de Ballet David Campos

Por Maria Doval

Triana Botaya López no solo captó inmediatamente nuestra atención por su belleza y cualidades como bailarina, sino que además, representa la realidad de muchas personas que como yo, también provenimos de la inmigración española en el exterior, y que tenemos una particular visión del mundo por nuestras experiencias familiares y personales. Proceder del extranjero tiene dos aspectos, por un lado, eres tan español al igual que los demás, pero por otro, contamos con una especial percepción de la hispanidad en un sentido amplio y universal, y posiblemente con una mayor capacidad de asimilar, incorporar y fusionar variados matices culturales desde una perspectiva más vasta y diversa, logrando consitutuir una dualidad de vinculación y pensamiento entre América y el viejo continente. Esta virtud de discernimiento – por llamarlo de alguna manera – resulta muy valiosa y estimable cuando la persona en cuestión es un artista.

gi8a6000
Triana Botaya. Fotografía de Marta Arjona / Danspxl

Triana Botaya es nacida en México, nieta de refugiados españoles, y comienza sus primeros pasos en la danza a una edad muy temprana, con apenas dos años. Un casual encuentro con el ballet El Lago de los Cisnes le hace pensar muy prematuramente que su futuro está en la danza clásica y es apuntada a estudiar en una escuela de técnica cubana. Más tarde, comienza formalmente su carrera en la Escuela Nacional de Danza de Bellas Artes de México, y luego es becada para terminar los últimos tres años de su carrera de bailarina en la Escuela Nacional de Ballet de la Habana donde se gradúa como bailarina con honores en el año 2011.

A continuación, audicionó para llegar junto al maestro Victor Ullate permaneciendo un año en Madrid, para finalmente entrar como aprendiz en el Ballet David Campos, de Barcelona. Pero en esta compañía, Triana asciende vertiginosamente hasta convertirse en bailarina del cuerpo de baile, e inmediatamenente logra el rango de bailarina solista. En la actualidad, continúa su labor profesional de la mano de David Campos como bailarina y profesora de la Escola de Ballet David Campos. Nos cuenta que se encuentra plenamente satisfecha junto al maestro David Campos e Irene Sabas, dado el distinguido prestigio de la dirección y la calidad coreográfica de sus representaciones.

Cabe destacar, que en su paso por la Escuela Nacional de Ballet de Cuba, estuvo bajo la dirección de Ramona de Saa y ha sido alumna de otros notables maestros como Laura Domingo y Ester García en técnica clásica, Marta González, Marta Iris Fernández, Elena Cangas en repertorio, Teresita Iglesias en preparación física y Ninet Durán en el estudio de variaciones. Y por supuesto, al gran maestro Fernando Alonso como regidor de clases y ensayos.

gi8a6091
Triana Botaya. Fotografía de Marta Arjona / Danspxl

Asimismo, en su amplia trayectoria escénica cuenta con papeles como Clara del Cascanueces, Torera del Quijote, las Willis de Giselle, Paquita, Esclava del Corsario, y en repertorio neoclásico,  RockRequiem, Fausto y Passos i Enllaços, entre muchas otras interpretaciones.

Su mayor deseo es continuar bailando y creciendo como bailarina, y tal vez en el futuro, se perfila como coreógrafa dada su innata capacidad creativa. Pero sobre todo está muy agradecida al apoyo familiar – fundamental para las jóvenes bailarinas – y a la cálida acogida en la compañía de David Campos, donde entrena muchas horas diarias además de combinar su actividad docente en la escuela de ballet donde ejerce como profesora de cuatro cursos.

Fotografía Danspxl

En el próximo artículo hablaremos sobre su experiencia con los productos de Sansha, si eres aspirante a bailarina no pierdas la oportunidad de conocer sus opiniones y consejos. Suscríbete al blog o sígueme en Facebook o Twitter para no perderte ni un solo detalle.

Triana Botaya López
Ballet David Campos Escola de Ballet David Campos

Sigue a Triana Botaya en FacebookInstagramYoutubeBlog

Salud y Cuidados

Escote a Punto

La piel del escote es muy fina y apenas posee colágeno, la sustancia que mantiene la piel tersa. Los grandes males de esta parte del cuerpo son adelgazar rápidamente y dormir de lado. El sol es su gran enemigo, manchas y pecas se deben a una exposición prolongada sin protección.

Escote a punto solo con tres pasos, de esta manera cuidaras al máximo esta piel que actúa como “sostén natural” y mantiene el pecho en su sitio.

1º Exfoliación. Se recomienda una vez por semana, así eliminas las células muertas, estimulas la regeneración celular y aumentas el colágeno. Al ser una zona sensible, el exfoliante úsalo facial, no corporal, es mas suave.

2º Hidratación. Se merece el mismo trato que el rostro, jabones suaves, tónicos sin alcohol y productos específicos para esta zona. Las cremas con una vez al día serán suficientes, dátelas con un masaje rotatorio en el pecho y en sentido ascendente hasta el cuello.

3º Terso y sin arrugas. Puedes someterle a un tratamiento tensor, mascarillas, ampollas y cosméticos con efecto “lifting”, todo ello para conseguir que tenga el mismo tono que tu rostro.

Un truco que no falla, maquíllalo, aplícate con una brocha gruesa un toque de polvos.

Pecho

Si eres bailarina tu nivel de grasa debe de ser muy bajo. Lo que sucede a menudo, es que a algunas mujeres los senos les crecen de mayor tamaño que a otras. En la estética del ballet la idea de un pecho grande y voluminoso no es el objetivo como en la mayoría de las mujeres, si no por el contrario, las chicas se preocupan porque su pecho no aumente demasiado su volumen.

Las bailarinas deben ser delicadas y un pecho grande no encaja con ese perfil. Además del anti estético efecto rebote que puede producirse en los saltos y con tutús que no permiten el fajado.

Asimismo, una bailarina de ballet debe ser refinadamente sensual, lo que implica utilizar su movimiento y su expresión para destacar su belleza y atractivo,  y no la simpleza de un atributo tan básico como los senos. El ballet es absolutamente sofisticado, no admite actitudes y rasgos primitivos, ni vulgares.

Alguien se imagina a una sílfide con mucho pecho? Desde luego, perdería todo su encanto y elegancia.

Si eres delgada y te sientes incómoda con tus senos, posiblemente debas plantearte una reducción  de pecho de carácter quirúrgico.

Modelo de bailarina. La exquisita belleza de Evgenia Obraztsova.