El miedo escénico en los niños

La Asociación Americana de Psiquiatría incluye el Miedo Escénico dentro del Manual  diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Hay niños que desde muy pequeños manifiestan este trastorno, y exponerse a bailar sobre un escenario merma sus capacidades y rendimiento, generando en ellos una gran ansiedad irracional o excesiva que limita su actividad o bien, intentan evitarla.

Los padres, a menudo tienden a restarle importancia con aquello de que “son niños” o “son pequeños”, pero lamentablemente el problema existe y no habrá tendencia a mejorar si no se trata adecuadamente.

La relación de los niños con su profesor de ballet suele ser bastante estrecha y de conocimiento mutuo, de modo que el maestro no representa amenaza para el niño. Además todos los profesores implementamos los refuerzos y aprobaciones positivas para ayudarles, o corregirlos.

A menudo estos niños pueden ser buenos estudiantes, pero el problema llega cuando quedan solos frente al público. Dejan de escuchar la música, no bailan a ritmo o se apresuran demasiado, denotan torpeza, apenas se mueven y en el peor de los casos, se quedan de pie sin saber que hacer.

El miedo escénico está estrechamente relacionado con la autoestima y habría que analizar la situación que lleva al niño a experimentar ese bloqueo escénico, ya que cuando el niño tiene una inestabilidad emocional va a presentar inseguridad en las actividades que realice. En todos los casos, los papás deben brindarle a sus hijos, desde pequeños, seguridad afectiva, para que su desempeño sea óptimo. La ayuda de los progenitores es primordial.

Un niño o joven con estas características difícilmente pueda audicionar, examinar o bailar satisfactoriamente y sus objetivos estarán truncados en cualquier actividad que suponga estar frente a otras personas. Debemos ser conscientes de que el miedo escénico está calificado como una fobia social.

Retirarlo de la actividad suele ser la decisión más frecuente por parte de sus padres, pero evitando el problema no se solucionará. Los padres que tengan niños con miedo escénico no deben dejar de consultar con su pediatra o médico de cabecera para conseguir un diagnóstico preciso y remitirlos al tratamiento más favorable.

miedo-escenico
Los niños con miedo escénico posiblemente no están recibiendo los estímulos necesarios en el entorno familiar