Cuello de Cisne

El cuello es una de las zonas más delicadas del cuerpo y fiel reflejo del paso de los años. Si quieres mantenerlo terso y suave no lo descuides. Toma nota de estos consejos y lucirás un cuello alargado y como el de un cisne.

– Protege tu cuello del sol. Aplícate cremas, hidratantes o maquillaje con protección solar aunque no vayas a la playa. Los rayos solares envejecen tu cuello y fomentan la aparición de manchas.

– Para uso diario, puedes utilizar los mismos productos que uses para el rostro: exfoliantes, tónicos e hidratantes.

– Periódicamente, ponte una mascarilla reafirmante. Puedes elaborarla una tú misma. Sólo tienes que triturar un puñado de perejil fresco, mézclalo una cucharada de yogur natural y una cucharadita de leche de coco y añade dos gotas de aceite esencial de rosa. Aplícala sobre el cuello, déjala actuar media hora y enjuágala con agua tibia.

– Los productos deben aplicarse con movimientos suaves sin estirar la piel para evitar la aparición de arrugas y flacidez.

– Realiza unos ejercicios para fortalecer la piel y reducir tensiones musculares. Con la espalda erguida realiza lentamente giros de cabeza de izquierda a derecha, de arriba abajo y viceversa.

– La almohada es importante para que el cuello adopte una postura adecuada.

– En la ducha date al final un chorro de agua fría sobre el cuello para tensar y endurecer la zona.

– Para un efecto tensor inmediato pásate por el cuello un cubito de hielo.

untitled

Asimismo, la cirugía estética es uno de los mejores aliados para sacar más partido a nuestra imagen, sus técnicas cada vez más desarrolladas logran satisfacer a muchos hombres y mujeres que están descontentos con alguna parte de su cuerpo o cara. Las intervenciones de cirugía se realizan cada vez con más frecuencia. España cuenta con casi 400.000 intervenciones practicadas.

El cuello de las mujeres, como otras zonas delicadas, delata la edad o el mal cuidado. La técnica del lifting cervical permite la restauración de los tejidos, corrigiendo la flacidez del cuello, además del óvalo de la mandíbula. Esta técnica, consiste en realizar unas incisiones detrás de las orejas, se retiran los tejidos sobrantes. Tan sólo tiene una duración de unas dos horas y 30 días de recuperación Los resultados son excelentes, el contorno de la cara y el cuello recuperan su juventud y frescura.