¿Por qué se abandonan las clases de ballet?

Por Maria Doval

A menudo los padres se preocupan porque a sus hijos les gusta mucho el ballet, pero éstos no sienten deseos de asistir a las clases, lo cual es interpretado como una incoherencia. Y asimismo, en ocasiones el niño se comporta en casa de una forma muy diferente que en su clase de ballet. Porqué?

Los padres suelen mostrarse sorprendidos ante la ambigüedad que manifiesta el niño entre “la clase” y “su casa”, pero no es lo mismo encender la radio y ponerse a bailar de cualquier manera o disfrutar con un alguna película de ballet, que seguir las normas de una clase.  Otras veces, los padres no tienen conocimientos sobre danza y suponen que sus hijas deben saber bailar a corto plazo causándoles una negativa ansiedad, o incluso no saben admitir y reconocer las limitaciones de sus hijos y las necesidades que la danza requiere.

Por mi parte, yo supongo que debe ser una desilusión para aquellos padres que sueñan en convertir a sus hijas en refinadas bailarinas, y que admitir que el niño/a no sirve para bailar a veces no es fácil. Pero la realidad es contundente y la gran culpa de este suceso está originada en la ausencia de perseverancia, voluntad y compromiso del alumno, o un carácter personal o cualidades psicofísicas que no se ajustan al perfil de un estudiante de danza.

No obstante, hay que saber diferenciar entre las dos formas de disfrutar de la danza: por un lado hay individuos que gozan de sus clases y de sus resultados, y por otro, el gusto por la contemplación de la danza. Ambas modalidades son muy diferentes a la hora de percibir este arte.

Que a un individuo le apasione la contemplación del ballet no implica necesariamente que le guste asistir a clase. La clase de ballet es muy distinta al trabajo escénico y se basa en ejercicios múltiples y repeticiones diarias con mayor o menor grado de dificultad. Y el hecho de llegar a subir a un escenario y bailar profesionalmente es un camino arduo y largo, de modo que hay niños y jóvenes que se desmoralizan rápidamente porque el trabajo de clase no se corresponde con lo que ven en teatro o en la tele. Y normalmente, aquellos que tienen mayor dificultad son los que abandonan prematuramente por no sentirse adecuados a las exigencias, y como es de esperar, al final del camino siempre quedan los mejores.

Además, la acción de poner una música en casa y bailar libremente no implica que ese niño tenga aptitudes para una clase de danza, ni siquiera que le guste la danza.

También hay niños y adultos que no tienen grandes cualidades y disfrutan de las clases, evidentemente. Pero el abandono de clase o la falta de ganas se traduce en que el ballet diario no es tan mágico como los espectáculos lo muestran, sino que supone paciencia, voluntad y alto nivel de constancia, pautas que no todas las personas toleran. El bailarín es un auténtico especialista en vender ilusiones, lo que no comprende que su vida detrás de la escena sea igual de fascinante. Su belleza y plasticidad son fruto de un laborioso quehacer y de muchas horas de dedicación y donde el típico “hoy no tengo ganas de ir a clase” está fuera de su vocabulario. El sacrificar horas de juego durante la infancia es parte natural de la danza, pero se trata de una elección personal y de una forma de vida. De hecho, si un niño habitualmente prefiere quedarse en casa antes de ir a clase, nos está advirtiendo implícitamente que está mejor en la butaca que sobre el escenario. O dicho en otras palabras, que la práctica no es lo suyo.

Por otra parte, en un mundo donde la búsqueda de placer fácil y a corto plazo es lo que se impone, está claro que el ballet no se ajusta a ese modo de entender la vida. Hay padres que lamentablemente no saben inculcar hábitos de responsabilidad y disciplina, y si un día el niño tiene una fiesta de cumpleaños o no tiene ganas de ir a clase, sus padres lo asienten y lo aceptan. Y eso perjudica la visión del niño sobre la importancia de encarar las actividades que eligen con responsabilidad y seriedad dando origen a lo que más adelante – y en el peor de los casos – será derivado en bajas laborales de dudosa justificación, llegar tarde a sus obligaciones y no cumplir satisfactoriamente con lo que se le exige. Hábitos que en nuestro país están a la orden del día.

Por mi parte, nunca he sido una alumna perfecta, de hecho, he tenido momentos de mayor apatía o agotamiento, pero mis padres no dejaban que cayera en el abandono exhortándome a comprometerme con lo que yo había elegido. Por desgracia, estas generaciones de papás están empezando a decaer y prima sobre todo el placer inmediato y la satisfacción por encima del trabajo y la obediencia. Y el placer inmediato supone mirar un ballet, no practicarlo.

De esta manera y la mayoría de las veces, padres bastante más jóvenes e inexpertos que un maestro en cuestiones infantiles, los que sin entender claramente la falta de rendimiento de sus hijos, no saben a quien remitir las culpas cuando las cosas no funcionan.

Afortunadamente, no todos son iguales y sería muy injusto generalizar, pero en este ámbito es muy fácil encontrar este tipo de elementos, por eso creo conveniente puntualizarlo. Y a través de mi modo de ver, animo a profesores y bailarines a no dejarse oprimir por el tono combativo con que la ignorancia naturalmente se manifiesta.

En definitiva, ser bailarina no es solo un físico, sino que ser bailarina es una forma de ver, actuar y afrontar la vida. Y puedo afirmar con plena convicción que una bailarina no se hace, sino que las bailarinas nacen y luego se perfeccionan. Y la mayor ilusión en la vida de un maestro es llegar a encontrar y formar a ese alumno total al que buscamos incansablemente, a aquel que viene a clase todos los días y que sabe desafiar sus flaquezas, que nos obliga a superarnos como profesores, y el que pone todas sus fuerzas en afrontar con pasión y entusiasmo el reto de aprender a bailar.