Como diseñar una coreografía

Por Maria Doval

No se trata de dejar volar tu imaginación y empezar a crear movimientos a la bartola. Es necesario un buen conocimiento de danza y tener bastante sentido común

La creación es el último paso y el más difícil, ya que a veces no tenemos un día creativo y la inspiración no llega. A veces llega cuando no se necesita, otras no llega, y otras llega de repente y resulta una coreografía estupenda. Pero al margen del proceso de composición, antes hay que contemplar los distintos factores que van a intervenir en la producción de la coreografía:

Espacio escénico: Debemos conocer el escenario donde vamos a implantar nuestra obra, las dimensiones, las características del suelo, el declive, las entradas y salidas y las zonas de acceso al escenario para poder movilizar a los bailarines y/o alumnos.

Luces y sonido: Asegurarse de que contamos con una iluminación que nos permita utilizar diferentes matices para crear el ambiente propicio, y de que la persona encargada de este elemento acate nuestras indicaciones. Lo mismo ocurre para el sonido: es importante hacer pruebas y dejar expuestas claramente nuestras directrices para que no ocurran malentendidos de última hora.
,
Bailarines: Hay que saber cuantos individuos intervienen y el nivel de estudio que tienen, ya que no es lo mismo crear una composición para alumnos principiantes, que para jóvenes que dedican muchas horas de entrenamiento a la semana. Eso será un componente definitorio, ya que con personas poco habituadas a bailar las posibilidades de creación se reducen considerablemente.
.

Presupuesto: El presupuesto va a disponer las posibilidades de vestuario y decorados. Si cuentas con un bajo presupuesto confórmate con trajes sencillos y utiliza bien la iluminación. Intenta que la coreografía denote movimiento y aprovecha el espacio utilizable. También hay ocasiones en que trabajamos en galas donde compartimos escenario con otros artistas. En ese caso, ya que no estamos solos debemos ajustarnos la flexibilidad disponible.

Público: A quien va dirigido el trabajo también es un elemento esencial a tener en cuenta para componer la coreografía. No es lo mismo hacer un ballet para niños, que para público entendido o para público vulgar. Es necesario ajustar la coreografía y la música al contexto y al público. No hay que olvidar que la danza, más allá de un arte es una forma de ganarse la vida, de modo que aunque a ti te guste crear algo alternativo, piensa que el público se puede sentir más gratificado con un típico Vals de las Flores de Tchaikovsky, que con cosas raras. Piensa siempre lo que te conviene y lo que sabes hacer bien. No arriesgues cuando no estás seguro. Haz lo que sepas que va a gustar si no deseas que nadie te contrate nunca más, o que fracases frente a padres y alumnos. Ten en cuenta que en España la danza no es popular, y es preciso ganarse al público.

También hay veces en que la empresa que te contrata solicita una composición específica. En ese caso, dedícate a cumplir con el pedido lo mejor posible, e intenta hacer sugerencias si ves que algo puede salir mejor, y pide lo que necesitas dentro de las posibilidades que te brindan.

Publicidad: Una vez que todo esté en marcha y tengas las fechas concertadas, dedícate a hacer publicidad de tu evento: carteles, e-mails, webs, anuncios en periódicos locales, hacer uso de las redes sociales, folletería y todo lo que te puedas permitir para que el evento llegue a toda la gente posible.

Consejos: Saber escuchar consejos de otros artistas es provechoso. No dejes de escuchar, estés de acuerdo o no.

Tarifas: No siempre es decisión nuestra, pero es posible en ciertos casos. Los festivales que realizan las academias de danza suelen ser gratuitos, pero piensa que en general, el público no valora lo que es gratis. A veces es mejor cobrar una pequeña cantidad en la taquilla que poner entrada libre y gratuita. El público valora más y mejor lo que paga, y con eso puedes solventar gastos de la producción.

Y no olvides que llevar composiciones clásicas a escena son un triunfo asegurado si tienes el bailarín y/o bailarina apropiados. Una bonita variación de un clásico o un paso a dos el público siempre lo agradece sea entendido o no.

Imagen: Scottish Ballet

Tal vez te interese: Dance Notation Bureau

.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s